jueves, 18 de agosto de 2016

VIRGEN DEL VALLE "PATRONA DE ORIENTE"




Virgen Santísima del Valle vuestro permiso imploro.

Madre y Señora mía, para acercarme a pesar de mi indignidad a vuestra Sagrada Imagen.
A vos vengo, celestial maestra, para que me enseñéis.
A vuestros pies me postro, bondadosa Madre, para que me consoléis.
Bajo vuestro manto me oculto, Abogada poderosísima, para que me protejáis.
Todo lo sois, Madre y Señora del Valle, Hija del Padre, Madre del Hijo y Esposa del Espíritu Santo.
Gloria del pueblo venezolano, guardiana esclarecida de la Isla de Margarita, para mi sois consuelo. Amparo, fuerza, esperanza y segura protección en este Valle de lágrimas.
Enséñame, Virgen Santísima que sirviéndome de Vuestro ejemplo imite vuestras Virtudes; fortalecedme en la divina gracia de que fuiste colmada, consoladme con la infinita dulzura de vuestro oculto amor, especialmente en esta necesidad. De vuestro soberano Hijo obtenedme lo que os pida (Rezar tres Ave Marías).




LA VIRGEN DEL VALLE Y LA ISLA DE MARGARITA 




La Imagen de la Virgen fue venerada por los españoles de El Valle, su culto fue poco a poco en aumento,  muchos vecinos de la Villa del Espíritu Santoque lo habían sido de Cubagua.
La llegada de la Imagen a Cubagua fue un hecho extraordinario, más, cuando "el arribo dun barco a la Nueva Cádiz era siempre un verdadero acontecimiento que atraía la atención de todo; pero al pueblo tener noticias de que en la nao que había anclado en el mar, frente a la ciudad, venía la Imagen de la Purísima, el Vicario de la Isla, el Párroco de la Iglesia y el Prior del Convento de Franciscanos, acudieron a la playa donde bajaron los bultos, a recibir el que traía la tan esperada Imagen; que venía de España, abren el cofre; a su vista, el Padre Villacorta cae de hinojos ante lo que contemplaba; la invoca con fe y confianza sin sospechar siquiera que un día habría de ser venerada de todo el pueblo fiel del Oriente de Venezuela. Aún no se conoce una fecha exacta del traslado, se presume fue en el año 1542.

En marzo de 1555, unos  piratas franceses llegaron a Margarita y se apoderaron de la Villa del Espíritu Santo, en la cual hicieron grandes destrozos y robaron cuanto pudieron y quemaron la casa y la Iglesia Principal de la que se llevaron hasta las campanas. No tocaron la ermita, tal vez, por su pequeñez no atrajo su atención, salvándose así la Imagen de la Virgen.

Por las mismas razones, se salvó también de los atropellos, robos y saqueos, cuando en 1561, el Tirano López de Aguirre puso la Villa del Espíritu Santo a fuego y sangre asesinando sin contemplación a la población que allí residía.

En los años 1565 al 1568, la mayoría de los vecinos de la Villa del Espíritu Santo pasaron al Valle de Santa Lucía para poblar a La Asunción, la Virgen quedó en su primera Iglesia de El Valle, y fue cuando se arraigó la designación de “Virgen del Valle”.

Los Milagros de la Virgen.


Uno de los primeros o más reconocido de los milagros de  la Virgen del Valle, fue efectuado en el año 1608, cuando en toda la Isla reinaba una gran sequía y esterilidad, tomando el pueblo las calles con rogativas y procesiones, entre plegarias y oraciones  llevando la Imagen de la Nuestra Señora del Valle, desde su Santuario, hasta La Asunción. Donde al entrar por la puerta de la muralla que guardaba a la ciudad, de súbito comenzó a llover, todo el día y la noche. Agradecidos los feligreses por la portentosa intervención de la Madre de Dios en su gloria advocación de la Virgen del Valle y haciendo público el milagro, para esa época Margarita obtuvo una productiva cosecha.

Otro de los hechos asombrosos de mayor resonancia fue el de “El Milagro de la Perla”, que hizo inspirar un largo romance al poeta margariteño Jesús Marcano Villanueva, donde narra con lujo de detalles, cómo Domingo, buzo de cabeza y marido de la hilandera Juana, fue “puyado” por una raya en una de sus incursiones marinas, estuvo a punto de perder la pierna, dirigiendo sus plegarias y oraciones a la Virgen del Valle, ofreciéndole tráele como ofrenda lo primero que pudiera conseguirle en el mar, sanando de inmediato la herida y sorprendiéndose el mundo cuando logro sacra de las entrañas de las aguas una perla con forma de pierna que marcaba la cicatriz donde la suya tenía.

Igualmente la delgada medalla de la Virgen del Valle que el General Arismendi portaba siempre muy cerca de su corazón, y la cual, en el fragor del combate, en el año 1816, fue blanco de un fusilero que le disparó; el tiro pegó en el pecho del héroe, pero la bala se aplastó sobre la Imagen del Virgen del valle  y cayó a sus pies sin causarle daño.

Salazar (1983). Los milagros de la Virgen son también las silenciosas demostraciones de los hijos cuasi profanos, de los hermanos incrédulos, de los sobrinos, los nietos, los parientes, los humanos en general, que concurren hasta Ella a cumplir su compromiso, a cancelar su deuda, a ratificar su palabra de honor, a pagar su promesa calladamente, sin ostentaciones, sin suntuosidad, sin exhibicionismos, convencidos de su extraordinaria bondad, después de haberle pedido en un momento de angustia, de aflicción, algo que necesitaban y habérselo concedido sin demora. Los milagros de la Virgen son muchos más de los que estamos viendo, de los que estamos tocando, de los que estamos oyendo decir y repitiendo a cada momento. Los milagros de la Virgen son infinitos...

Las primeras salidas de la Virgen de su Santuario.



La historia nos cuenta que la Imagen de la Virgen del Valle, después de su primera salida a la Asunción, el año 1608, no traspasó sus predios comarcanos sino hasta el 12 de octubre de 1921, Día de la resistencia indígena, que fue llevada en romería a Porlamar para que presidiera la bendición del recién construido hospital de Margarita; de allí al año de 1948, cuando Monseñor Rafael José Pulido, administrador de la Diócesis de Cumaná, dispuso que la Virgen del valle saliera a los pueblos de Margarita, durante la semana que antecede a las fiestas de La Asunción. Desde ese entonces estuvo sin salir la imagen hasta el 21 de enero de 1951, cuando volvió nuevamente a ausentarse de su santuario; para visitar los principales pueblos de la Diócesis de Cumaná, estado Sucre, donde permaneció hasta el 28 del mismo mes cuando salió en barco para Juangriego y de allí vía a La Asunción.

El 27 de junio de 1956, que con  el Obispo de Cumaná Dr. Crisanto Mata Cova, fue llevada a Caracas donde fue proclamada Patrona de la Semana Patria, y fue devuelta el  8 de julio del mismo año.


La Virgen del Valle Patrona del Oriente Venezolano.


La Virgen del Valle es la patrona de todo el oriente venezolano, de todo el territorio que conformó la primitiva Diócesis de Guayana, según Decreto de su Coronación Canónica de fecha 15 de agosto de 1910, dictado por el Sumo Pontífice a solicitud de Monseñor Antoni María Durán, acto que se celebró en la Isla de Margarita el 8 de septiembre de 1911, día en el que se lleva a cabo anualmente sus festividades patronales. Últimamente ha sido consagrada también como Patrona de la Marina de Guerra Venezolana.


EL MILAGRO DE LA PERLA
Jesús Marcano Villanueva

Margarita Se Perfuma
Con Los Jazmines Del Alba
Se Ilumina Con Sus Perlas
Y Se Viste De Esmeralda
Cuando El Capricho Celeste
La Bendice Con El Agua;
Pero Nada Le Sonríe
Y Le Dora La Esperanza
Como La Virgen Cautiva
En El Valle De La Gracia.

La Aurora Suelta Su Trenza
Sobre La Mar Desgreñada
Y Va Rompiendo Zafiros
La Marinera Piragua;
Capitán De Mar Y Viento
Era El Marido De Juana
La Mujer Más Hilandera
Que Se Conoce En La Playa.

Dicen Las Gentes Que Ella
Cuando El Hombre Se Quejaba
Del Dolor De Aquella Pierna
Herido Por Una Raya,
A La Virgen Del Oriente
Y Ardida De Fe Cristiana, 
La Fe Del Margariteño
Que Al Hijo Del Diablo Espanta,
Ofreció La Perla Fina
Que Su Marido Pescara,
Si Le Otorgaba El Milagro
De Que La Dolencia Mala
Dejará Al Pobre Domingo
Ganarse La Vida Honrada.

Y Es Lo Cierto Que Un Día
De Septiembre Y Con El Alba
Cuando A Domingo El Café
Le Llevó Su Noble Zamba,
Ambos Vieron Que La Pierna
Estaba Buenita Y Sana.

Voló El Grito De Domingo
Sobre La Isla Bizarra
Y Hacia El Valle Desde Punda
Como Loca Corrió Juana.

Era El Ocho De Septiembre
Cuando Carupano Lanza
Su Cariño A Margarita
Por La Virgen De La Gracia,
Cuando El Valle Esta Enfiestado
Con Las Muchachas De Irapa,
Del Pilar Y Rio Caribe
Toda Gente Noble Y Sana
La Virgen Esta En Su Trono
Junto A Su Trono Esta Juana
Los Ojos Clavanse En Ella
Y Ella Reza Arrodillada,
Con Una Vela Encendida
Y En La Virgen Puesta El Alma
Se Le Va La Vida Toda
Hacia La Flor De La Gracia.

Afuera Y Cerca Del Rio
El Galeron Se Desgrana
Entre Bandolas Y Cuatros,
Acordeones Y Maracas:
Toda La Gente Se Alegra
Cuando Abre Sus Labios Juana
Para Decir El Milagro
De La Virgen De La Gracia.

Al Otro Día Temprano
De Viento Y De Mar Picada,
Iba Rompiendo Zafiros
La Marinera Piragua;
Capitán De Mar Y Viento
Era El Marido De Juana
La Mujer Mas Tejedora 
Que Se Conoce En La Playa.

Ella Se Queda Contenta
En El Patio De Su Casa
Sentada En El Viejo Ture
Que Es Herencia De Su Mama
Dándole Vueltas Al Huso
Para El Hilo De La Hamaca
Que Son Las Margariteñas
Mujeres De Alma Tan Blanca
Como El Algodón En Copos.
Como La Espuma Del Agua.

Domingo También Es Buzo
De Cabeza Como Llaman
A Esos Hombres Que No Temen
A Cuarenta Brazas De Agua
Y Cumpliendo Lo Ofrecido
A La Virgen Por Su Juana
Desde La Borda Del Barco
Se Tira Desnudo Al Agua
A Poco Surge El Cristiano
Con Su Carga De Esperanza
Y Es Un Héroe Bajo El Cielo
Sobre Una Rauda Piragua.

Abre Una Concha Y Desea
Encontrar La Perla Clara,
La Perla De La Promesa
Que A La Virgen Hizo Juana,
Y Sus Ojos Se Deslumbran
Cuando El Milagro Resalta:
El Barroque Era Una Pierna
Y Era La Pierna Tallada
Como En La Suya, La Forma
De Aquella Dolencia Mala.

Cuando A Su Casa Llego
El Hombre Con La Piragua
La Mujer Tenía Tres Onzas
De Hilo Para La Hamaca;
Y Fue Un Día De Aleluyas
Sobre El Oro De La Playa,
El Milagro De La Virgen
Como Un Lucero Alumbraba,
Y En Porlamar Y Juangriego,
La Asunción Y Santa Ana,
El Milagro Florecia,
Volando De Casa En Casa.

La Gente Así Lo Comenta
En Aquella Tierra Brava
Que Con Fajardo Se Vino
Al Valle De Los Caracas,
Y Fulgura En La Bandera
En Una Estrella Muy Alta;
Así Lo Cuenta El Marino
De Aquella Tierra Bizarra
Que Tiene A Vicente Fuentes
Para Cantarles En El Alba
Y A La Virgen Milagrosa
Para Encenderle De Gracia




Reacciones:

0 comentarios:

Publicar un comentario

La Fundación Cultural FUNDATRAD ofrece a todos los actores sociales y culturales: Talleres de Formación: Bailes Etnicos y Danza Tradicional Venezolana (Reseña Histórica, Coreografía) , Curso de Multiplicadores de Danza (Investigación y Danza en Movimiento). Contáctanos y describe tu necesidad, sin ningún compromiso. Te daremos respuesta a vuelta de correo, enviando las condiciones para la ejecución de los cursos y/o talleres(inversión,duración y contenido).